Dentista: evita problemas dentales

Muchos de los problemas bucales más comunes que padecemos podrían haberse evitado con revisiones periódicas en el dentista. Una limpieza anual donde un profesional evalue el estado de nuestra boca es esencial para detectar problemas menores que empeoran con el paso del tiempo. Lo mejor es no esperar al dolor, puesto que este es -en la mayoría de los casos- un síntoma de que hemos esperado demasiado tiempo. No te creas falsos mitos dentales:

Las caries NO SIEMPRE duelen

Una caries en el esmalte, la parte más externa de nuestros dientes, no es dolorosa. En este punto las caries son de un color blanquecino y no suelen detectarse por un ojo inexperto. El dolor y la sensibilidad al frío y al calor comienza cuando las bacterias están llegando a la dentina. La caries se torna negra e incluso pueden aparecer cavidades. Una revisión detectará la caries a tiempo y evitará dolores y su extensión al nervio, que puede ser problemática. Si no se trata la caries a tiempo y llega a la pulpa dentaria, tendrás complicaciones para comer e incluso dormir.

La enfermedad gingival SÍ tienes consecuencias graves

Hay que poner remedio al sangrado e inflamación de encías cuando estos síntomas de gingivitis aparezcan. Si ignoramos el problema, podemos ser víctimas de afecciones más graves. ¿Por qué? La gingivitis no es más que el resultado de la acumulación de sarro. Este se adhiere a las encías retrayéndolas. En otras palabras, el sarro basicamente «se come» las encías y, desgraciadamente, estas no vuelve a crecer. Si no se detiene el avance del sarro, además de tener encías cada vez más pequeñas y antiestéticas, podemos padecer enfermedades periodontales graves: abajo os dejamos un caso de periodontitis severa. Si no se trata la periodontitis, se puede llegar incluso a pérdida de piezas dentales.

Se comienza así
Se acaba así.

Las limpiezas dentales NO estropean el esmalte

En las limpiezas dentales lo único que se estropea es el sarro. Los pacientes pueden notar una mayor sensibilidad dental tras una limpieza. Sin embargo, esta se debe a que parte de la encía que estaba tapada por el sarro queda al descubierto, no por ningún daño a cualquier estructura. La sensibilidad dental no siempre se presenta y desaparece y disminuye con el paso del tiempo – en un par de días estarás como nuevo.

¡No esperes a tener un problema y evita males mayores acudiendo regularmente al dentista! En nuestra clínica, estaremos encantados de atenderte.📞 983 355 343.

2019-07-02T15:16:45+00:00