Consejos para cuidar tus pies en invierno

En estos meses de frio y lluvia donde las bajas temperaturas son un factor de riesgo constante, especialmente en personas mayores, niños y deportistas que practican su actividad al aire libre.

Siendo los sabañones, eccemas y la dermatitis algunas de las principales dolencias podológicas en estos meses invernales.

Estos son algunos de los consejos y precauciones a tener en cuenta durante los meses invernales:

  • Para favorecer la circulación de la sangre y mantener el calor se recomienda usar calcetines de fibra natural, de lana o algodón, sin que aprieten. También si se está sentado durante largos periodos de tiempo, es aconsejable masajear los pies o realizar ejercicios específicos para mantener una temperatura adecuada y mejorar la circulación.
  • Usar calzado que permita transpirar al pie y sea impermeable para evitar humedades. Que la suela sea antideslizante es otro factor a tener en cuenta ya que las humedades y congelaciones de la calle propician las caídas y torceduras además de dificultar la marcha.
  • No acercar os pies excesivamente a fuentes de calor para prevenir calentarles en excesos, ya que el calor en los pies propicia la aparición de sabañones.
  • La combinación de baños de agua tibia y fría estimula la circulación. Practica especialmente recomendable para gente que padezca problemas de circulación o tras la práctica de deporte.
  • Las persona mayores y niños son más propensos a sufrir el frio y congelaciones en los pies, por ello se les aconseja el uso de cremas que preparen a la piel para el frio, reparen las grietas y estabilicen la estructura de la epidermis.
  • El tabaco y el alcohol favorecen la deshidratación y aumentan el riesgo de padecer sabañones.
  • En cuanto a la práctica de deportes al aire libre o deportes invernales como snowboard o esquí se recomienda utilizar calcetines finos compuestos por materiales específicos para la práctica de las diferentes actividades. Con el fin de evitar ampollas, rozaduras y mantener los pies en una temperatura óptima y seca. Además siempre se deberán incorporar las plantillas en el caso de que el podólogo las haya recetado.
2019-06-13T12:41:49+00:00